Reflexiones sobre la justificación de Programas de Monitoreo de Condición

November 7, 2014

Una de los desafíos más difíciles del Ingeniero o Gerente de Mantenimiento es plantear una necesidad técnica en términos en los que el personal administrativo o contable, o bien las personas con capacidad de toma de decisión puedan entender.  Está muy claro que el ingeniero de mantenimiento es afín a temas técnicos, le fascina profundizar en aspectos de diseño, o de desempeño de la maquinaria o sistemas pero siempre en un ámbito meramente técnico.  Por el contrario las esferas de las Altas Gerencias se mueven hablando otro idioma: el dinero.  Aunque para el personal técnico, una nueva adquisición, o la justificación de implementar una solución novedosa, sea muy evidente a partir de una necesidad técnica, para la Gerencia cualquier justificación sobre una necesidad específica en una planta pasa por un análisis costo-beneficio. 

La justificación de la necesidad de implementar estrategias de gestión de Monitoreo de Condición comienza por entender el concepto del Costo de No Hacer vs el Costo de Hacer.  En este caso “No hacer” significaría no implementar ninguna iniciativa relacionada con Monitoreo de Condición.  Es de esperar que gracias a “esta estrategia” se dé la ocurrencia de eventos de fallas inesperadas los cuales como ya se vio vienen acompañadas de altos costos, tanto de reparación como de pérdida de producción entre otros muchos.  La naturaleza de los costos involucrados con este tipo de esquemas de mantenimiento no siempre es evidente, hay una gran cantidad de costos ocultos relacionados con eventos inesperados, entre los que podemos citar:

Costos de unidades no producidas, costos por remplazo, daño o reconstrucción de activos, costos de mano de obra, costos, por suministro de partes en condición de “emergencia”, costos relacionados con pérdidas ambientales, o pérdidas del mercado, o de imagen, etc. 

 

Costo de “NO HACER”

 

Una estrategia para aproximar los costos de no hacer, es analizar el registro de los eventos inesperados, durante un año y tomar de él los casos más representativos, y aproximar un costo total por la ocurrencia de tales eventos.   En un período de tiempo es posible analizar cientos de fallas, pero de seguro unas pocas, representarán una cantidad importante de los costos totales de mantenimiento en un año.  Es en este tipo de fallas que podemos centrar nuestra atención, ya que es relativamente fácil de demostrar que un sencillo programa de inspecciones predictivas pudo haber evitado la ocurrencia de talles fallas.  Entre los tipos de costos más importantes a tomar en cuenta están:

  • Costo de la No Producción

  • Costo de Refacciones

  • Costo de reparaciones o reconstrucciones de partes

  • Costo de Mano de Obra

  • Costos relacionados con la Seguridad Ocupacional

  • Costos relacionados con el impacto ambiental

  • Otros.

 

Ciertamente las destrezas en la estimación de costos no forman necesariamente parte de las competencias del mantenedor, lo cual exige que durante su ejercicio profesional deba recurrir a capacitación adicional para reforzar esta área de conocimiento.

 

 

Please reload

Featured Posts

El aporte del RCM a los programas de monitoreo de condiciones

July 13, 2015

1/7
Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive